SANTIAGO (Reuters) – En 2017, el mayor productor de cobre del mundo, la chilena Codelco, anunció un plan para vender “cobre verde” a un precio premium a los clientes que utilizan prácticas más sostenibles como energía renovable y agua reciclada para reducir su huella de carbono.

FOTO DE ARCHIVO: El logotipo de Codelco, el mayor productor de cobre del mundo, se ve en su sede en el centro de Santiago, Chile el 29 de marzo de 2018. REUTERS/Ivan Alvarado/Foto de archivo

El proyecto ha encallado, sin embargo, los expertos de Codelco y un ejecutivo dijeron, como el minero se dio cuenta de que tendría problemas para garantizar la sostenibilidad de su cobre una vez que salió de la mina para ser derretida y llevada al mercado. Sin eso, dijeron los comerciantes, los precios más altos eran injustificables.

Ahora, el minero más grande del mundo del preciado metal rojo le dijo a Reuters que dejaría caer el plan de “cobre verde” pilotado en una de sus minas más pequeñas en favor de una iniciativa más amplia para hacer su producto más sostenible.

El movimiento del influyente gigante del cobre podría, si tiene éxito, allanar el camino para estándares de sostenibilidad más significativos en toda la industria para el comercio de minería de cobre históricamente altamente contaminante, dijeron los analistas.

Pero el fracaso con un “cobre verde” más ambicioso también representa un revés para Codelco, que ya está luchando con el envejecimiento de las minas y los precios más bajos del cobre debido a la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Jorge Sanhueza, recién acuñado jefe de cambio climático y cobre rastreable de Codelco, dijo a Reuters en una entrevista exclusiva en la sede de La firma en Santiago que en su lugar buscaría asegurar que toda su producción, de más de 1,7 millones de toneladas al año, pudiera ser seguimiento y medida de sostenibilidad en un plazo de dos años.

“Tenemos que conseguir que los plazos sean aprobados por el consejo de administración, pero esto es más ambicioso que el que teníamos antes”, dijo Sanhueza.

La última candidatura de Codelco para montar la ola sostenible se produce pocas semanas antes de que Chile acose la cumbre anual sobre el medio ambiente de las Naciones Unidas, COP25, en diciembre. Codelco no reveló el costo estimado del esfuerzo.

La industria pesada a nivel mundial y los mineros de la nación sudamericana, en particular, están bajo la presión de los gobiernos y los grupos ambientales para reducir las emisiones de carbono y hacer que las operaciones tengan menos hambre de recursos.

Los clientes también están demandando productos con una menor huella de carbono a medida que aumenta la evidencia científica de que las emisiones están impulsando el cambio climático.

NO PREOCUPARSE POR EL PRECIO – POR AHORA

Una fuente vinculada a la estrategia comercial de Codelco decía que el plan original había sido vender el “cobre verde” a un precio más alto, pero esa iniciativa fue archivada.

Los comerciantes de cobre le dijeron a Reuters que Codelco había luchado para ser capaz de certificar su cobre como rastreable porque una vez que el mineral salió de la mina, todavía tenía que ser conducido a sus mercados, y transformado en cátodos en fundiciones en gran parte alimentadas por carbón.

“Dado que no había una metodología aprobada en toda la industria (para la sostenibilidad) no estábamos dispuestos a pagar más por este cobre”, dijo un comerciante, que pidió el anonimato para no afectar su relación comercial con la firma. “Es por eso que Codelco tuvo que seguir vendiendo su cobre sin atraer una prima”.

Sanhueza confirmó que Codelco dejaría de lado la diferenciación de precios por ahora.

“Hemos reenfocado hasta cierto punto para poder hacer realidad el tema de la trazabilidad a corto plazo y a partir de ese punto avanzar hacia un cobre que se produce con una menor huella de carbono y costo social”, dijo.

ANTES DE SU TIEMPO

Rachael Bartels, director general sénior de la consultora Accenture, dijo que Codelco estaba “adelantado a su tiempo” con su iniciativa en una pequeña mina, pero el afán de la compañía aún podría darle una ventaja.

“Necesitas un punto de inflexión y aún no estamos allí”, le dijo a Reuters en Londres.

“Puede que no obtengan una prima por ello, pero pueden convertirse en el proveedor preferido”.

Para “rastrear” su cobre, la compañía ha establecido 75 parámetros que incluyen el uso de agua y energía limpia, la igualdad de género y el cumplimiento de las regulaciones laborales internacionales.

Dado que actualmente no existe un punto de referencia internacional para la producción sostenible de cobre, revisó las normas para otros productos como el aluminio y las directrices usadas de la Asociación Internacional del Cobre (ICA), financiada con fondos industriales, dijo Sanhueza.

Codelco está construyendo una planta desalinizadora de 1.000 millones de dólares para abastecer sus operaciones en el norte del país, y evalúa sus contratos energéticos para formas de eliminar las emisiones de carbono de ellos, aunque sin un plazo establecido para migrar completamente a energías limpias, Sanhueza Dijo.

“La buena noticia es que de una manera u otra, los contratos de Codelco van a ser descarbonizados”, dijo.

La minera de propiedad estatal se enfrenta a otro desafío para mejorar los niveles de reciclaje de agua en sus procesos de producción. Aunque algunas de sus minas en el norte de Chile tienen tasas de casi 90%, que desciende a 54% y 62% en sus principales minas Andina y El Teniente.

Además de sus objetivos internos, el gobierno ha dicho a Codelco y a otros mineros que proporcionen planes concretos para reducir las emisiones antes de que llegue el centro de atención de la COP25.

En las últimas semanas ha habido un aluvión de anuncios. BHP Group Ltd ha dicho que la mina de cobre más grande del mundo, Escondida, funcionará enteramente con energía renovable, mientras que Anglo American Plc y la empresa francesa Engie han presentado planes para camiones impulsados por hidrógeno.

Presentación de diapositivas (2 imágenes)

Juan Carlos Guajardo, jefe de la consultora de Santiago Plusmining, dijo que las aventuras de Codelco en cobre verde destacaron que la industria todavía estaba lidiando con las mejores prácticas de sostenibilidad.

“Todavía no veo un estándar en su lugar”, dijo.

(Esta historia corrige el nombre del director de Accenture de Rachel a Rachael Bartels)

Informes de Fabian Cambero; Informes adicionales Pratima Desai en Londres; Escritura de Aislinn Laing; Edición por Lisa Shumaker